¿Qué es el Coste Efectivo Remanente (CER)?

¿Qué es el CER o Coste Efectivo Remanente? Esta pregunta lleva años atormentando a los financiadores y a los solicitantes de préstamos, pero ¿qué significa realmente? Y más importante aún, ¿cómo puedes utilizarlo en tu beneficio?

En este artículo te explicaremos qué es el CER en un préstamo y cómo utilizarlo para tomar decisiones de financiación inteligentes. Además, hablaremos de cómo funciona el CER y las diferencias entre este y otros intereses. También, aprenderás la forma correcta de calcularlo para que puedas hacerlo antes de solicitar tu crédito. ¡Permanece atento!

Conocer el CER puede ayudarte a tomar decisiones de inversión más informadas y a proteger tu cartera contra los riesgos. Por ello, te recomendamos que sigas leyendo. Así, conocerás la definición del Coste Efectivo Remanente.

¿Cómo funciona el CER en un préstamo?

Qué es el CER en un préstamo

Seguramente te has preguntado en algún momento de tu vida lo que es el CER en un préstamo y cómo funciona. Pues, el Coste Efectivo Remanente mide el coste total pendiente de amortizar durante un periodo de tiempo determinado. Además, está directamente relacionado con la TAE y el TIN de un préstamo. En otras palabras, el CER es el coste total que tienes que asumir desde hoy hasta el momento en que termines de pagar o amortizar el crédito.

La TAE y el TIN te darán el tipo de interés y el número de periodos hasta los que tendrás que devolver el préstamo. El CER, sin embargo, tendrá en cuenta las comisiones asociadas a la contratación del préstamo. Pero, también las penalizaciones por pago anticipado que puedan aplicarse. Esto lo convierte en una medida más precisa del verdadero coste de un préstamo.

Por lo tanto, para comprender mejor el funcionamiento de este indicador, es fundamental precisar los datos financieros que rodean a estos términos. Dado que, de esta forma, podrás tener un mejor conocimiento de cuánto será el coste real del crédito.

El Coste Efectivo Remanente puede utilizarse para comparar la rentabilidad de diferentes créditos. Al compararlos, siempre es mejor mirar el CER para tener una idea más precisa de qué préstamo es más rentable.

Además, el Banco de España asegura que es legal el Coste Efectivo Remanente. Al igual que es totalmente válido el exigir que la entidad te informe de cuál es el CER. Ya que existen muchas comisiones y puede llegar a ser confuso.

Te recomendamos revisar un simulador de Coste Efectivo Remanente. Con este, tienes la oportunidad de comparar los préstamos de una forma más rápida y efectiva. Así, podrás determinar si puedes permitírtelo o no.

El Coste Efectivo Remanente de una hipoteca

Antes de solicitar un crédito hipotecario, es importante que conozcas lo que es el CER en una hipoteca. El Coste Efectivo Remanente o CER de una hipoteca es el valor total estimado del préstamo. En el mismo se tienen en cuenta todas las comisiones, cargos y pagos anticipados. Puede utilizarse como una forma de comparar diferentes hipotecas de distintos prestamistas. Esto es gracias a que proporciona una estimación precisa del coste real del crédito.

Para calcular el CER, basta con sumar todas las comisiones y gastos asociados al préstamo y restar los pagos anticipados que se hayan realizado. El resultado será el Coste Efectivo Remanente de esa hipoteca en particular.

Es importante tener en cuenta que el CER no incluye los intereses que se puedan cobrar por el préstamo. Ya que estos variarán en función de las condiciones del crédito y de las condiciones del mercado.

Cálculo del Coste Efectivo Remanente (CER)

El Coste Efectivo Remanente de un préstamo es similar a la TAE, aunque solo se calcula una vez aceptado el crédito. Para este cálculo hay que tener en cuenta el tiempo que falta para que finalice el periodo de amortización del préstamo.

En este caso, la TAE se sustituye por el CER y solo se tienen en cuenta los pagos recibidos hasta la fecha de vencimiento. En consecuencia, el importe pendiente será menor a medida que se acerque al final del periodo de reembolso.

El Banco de España afirma que cualquier entidad que conceda un préstamo hipotecario o personal debe facilitar el Coste Efectivo Remanente. Puede haber ambigüedad si no se especifica con precisión el importe del CER, ya que hay numerosos intereses y comisiones vinculados a un préstamo.

Por ello, es fundamental que conozcas todos los porcentajes y gastos a los que deberás hacer frente. Si la entidad financiera se niega a facilitarte esta información, tienes todo el derecho a exigir los costes exactos de tu hipoteca o préstamo. También, puedes reclamar en caso de que te estén cobrando un Coste Efectivo Remanente abusivo.

CER, TIN y TAE: ¿Cómo se diferencian?

Coste efectivo remanente definición

Como mencionamos antes, es importante que tengas en consideración tanto el CER como el TIN y la TAE. También, es conveniente que conozcas las principales diferencias entre estos tres términos. A continuación, explicaremos un poco sobe ello.

En primer lugar, hablaremos del TIN o la Tasa de Interés Nominal, el cual es un porcentaje definido que cobra la entidad financiera por realizar el préstamo. Para poder calcular este porcentaje, es importante tomar en consideración ciertas cosas:

Por otro lado, tenemos la Tasa Anual Equivalente o la TAE, como muchos le dicen. Este vendría siento el porcentaje que se aplica para conocer el coste total del crédito. Para calcularlo, se deben considerar ciertos parámetros:

Conociendo la definición de estos dos indicadores, más lo que es el Coste Efectivo Remanente de un préstamo, puedes encontrar las diferencias. El CER se da a conocer una vez que ya ha sido aceptado el crédito, mientras que la TAE se conoce desde el inicio.

Otra de las diferencias es que la Tasa Anual Equivalente indica el coste del préstamo anual. Mientras que el CER indica el valor del mismo, solo tomando en cuenta los plazos pendientes antes de su vencimiento. Por ello, siempre asegúrate de conocer qué es el Coste Efectivo Remanente de un préstamo.

Artículos de interés